Disfrute de envío gratuito para pedidos superiores a 49 $

Espere un envío rápido y discreto

¿No estás seguro del regalo perfecto? ¡Elige la Tarjeta Regalo Besollo!

Pornography: Yes or No?

Pornografía: ¿Sí o No?

6 Tiempo mínimo de lectura

Pornografía: ¿Sí o No?


CONTENIDO

¿Qué es la pornografía?

¿Por qué la gente ve pornografía?

Los peligros de la pornografía.

El lado positivo.

Amalo o odialo.

La pornografía sigue siendo un tema controvertido en la sociedad. Muchos lo consumen, mientras que otros se oponen vehementemente, señalando los daños de la industria. Fundamentalmente, la pornografía no es intrínsecamente mala. Lo que importa es su papel en nuestra vida sexual, su potencial para alterar la vida diaria o convertirse en una adicción. No podemos fingir que esta industria no existe, dado que en 2019, 42 mil millones de personas visitaron el gigante Pornhub, con un promedio de 115 millones diarios.

¿Qué es la pornografía?

Retratar el cuerpo humano y los actos sexuales en el arte, las películas, la literatura y otros medios, destinados a excitar, puede definirse como pornografía. El término proviene del griego antiguo y combina palabras que significan "prostituta" y "escritura". Históricamente, fue exclusivo de la élite. Pero a medida que la impresión se volvió accesible, el contenido erótico se difundió ampliamente, lo que generó restricciones legales. Para muchos, la primera exposición a la pornografía se produjo durante la niñez, a menudo a través de descubrimientos secretos. Esta introducción secreta, curiosa y a veces vergonzosa dejó una huella en muchos. El consumo masivo de contenidos pornográficos a nivel mundial resulta sorprendente e intrigante. La ciencia sugiere que las neuronas espejo podrían ser responsables de la excitación que se experimenta al observar a otros realizar actos sexuales.

¿Por qué la gente ve pornografía?

Si bien existen diversas formas de pornografía, la mayoría la asocia con contenido visual. También existe un creciente interés por el audioerotismo, que estimula la imaginación. Más allá de las razones neurológicas, las personas recurren a la pornografía porque:

- Un escape: puede ofrecer una sensación fugaz de conexión humana, especialmente para quienes luchan con vínculos emocionales o intimidad física.

- Una forma de explorar su cuerpo: en lugares con una educación sexual inadecuada, como Lituania, proporciona una introducción a la sexualidad humana.

- Un precursor de la masturbación: esta es quizás la razón principal por la que muchos interactúan con contenido pornográfico.

- Especia en las relaciones románticas: Las parejas suelen verlo juntas para probar cosas nuevas en su relación.

Los peligros de la pornografía

Si bien hay muchas razones para mirar pornografía, el equilibrio y la perspectiva son cruciales. La dependencia excesiva de la pornografía puede establecer estándares corporales poco realistas y llevar a la autocomparación con los actores. Esto puede causar baja autoestima y dificultades sexuales. Un estudio de 2018 indicó que los grandes consumidores a menudo sentían una falta de control en su vida e insatisfacción en las relaciones románticas. Además, la pornografía convencional, lamentablemente, sigue estando centrada en los hombres, cosificando a las mujeres y no siendo ideal para la educación sexual. Otro problema es la adicción, resaltada por organizaciones como "Fight the New Drug". Lo ven como un problema de salud pública. La adicción puede causar aislamiento, alterar la vida, las relaciones y provocar disfunción eréctil con el tiempo.

El lado positivo

Es fundamental comprender que la pornografía no es del todo mala. Como se mencionó anteriormente, la moderación y el reconocimiento de su naturaleza irreal son vitales. Puede tener un impacto positivo tanto en las personas como en las parejas cuando se usa de manera responsable y consciente.

Amalo o odialo

Las opiniones sobre el impacto de la pornografía en la sociedad son diversas. Algunos ven daños potenciales en su consumo, mientras que otros encuentran aspectos positivos. Es totalmente válido adoptar cualquier postura, pero es crucial recordar que las representaciones en el porno no son un espejo de la realidad. Los cuerpos idealizados y los encuentros sexuales son ficticios, y las comparaciones con ellos pueden ser perjudiciales. Si bien el porno convencional a menudo cosifica a las mujeres, las alternativas se centran en el placer y el consentimiento mutuos. Una figura notable del movimiento de la pornografía feminista es Erika Lust de Suecia. Sus producciones enfatizan el placer femenino y ofrecen imágenes estéticamente agradables que desafían las normas convencionales.

Deja un comentario

Deja un comentario

Publicaciones de blog